La eficiencia en el sector industrial cada día depende más del uso de las nuevas tecnologías, y para lograr esa efectividad, cada vez son más las empresas que implantan un software de gestión industrial. Las funcionalidades específicas del ERP industrial cubren las necesidades de las empresas de este sector; estas necesidades pueden ser: agilizar los procesos de producción o llevar un control minucioso del stock, entre otras. Por eso, antes de tomar una decisión sobre si implantar esta herramienta o no, es recomendable conocer qué es un ERP industrial, los tipos y sus principales funciones.

Ventajas de un ERP industrial

Para llevar un ritmo de producción óptimo, es vital llevar un control de la producción, por eso un programa de gestión industrial se hace indispensable en empresas industriales. Esta herramienta te permite cubrir todas las funciones de la compañía, desde la planificación de compras, el diseño, los procesos productivos, hasta la logística. Además lo hace adaptándose a la estructura de la industria 4.0, tan demandada últimamente.

Un ERP industrial permite unificar en una base de datos todos los procesos y órdenes de fabricación. Además, los diferentes departamentos de la empresa tienen acceso, en tiempo real, a este programa de gestión, lo que mejora, así, la coordinación del equipo y la toma de decisiones.

La implantación de un software de gestión industrial permite optimizar los tiempos de trabajo, estos tiempos se ven reducidos, además de evitar los fallos humanos y los trabajos duplicados. Esto se debe a la monitorización de las máquinas y a un sistema de control digitalizado que permite un óptimo aprovechamiento de toda la gestión industrial.

Tipos de ERP industrial

Según la funcionalidad de cada empresa, los software para el sector industrial se pueden clasificar en dos categorías: ERP industrial clásico y ERP para industrias 4.0.

  1. El software de gestión industrial clásico está pensado para procesos de producción en cadena. Esta herramienta sirve para agilizar las tareas repetitivas y automatizadas, dado que reduce en gran medida el tiempo y se emplean procedimientos específicos para cada tarea.
  2. Por su parte, el software de gestión industrial 4.0 está dirigido a empresas con tiradas de fabricación más reducidas que generalmente trabajan bajo pedido. Este programa de gestión permite obtener una estadística de la producción en tiempo real, facilitando así la rápida actuación ante cualquier incidente. 

Funciones de un ERP industrial

Gracias a la implementación de un ERP industrial, mejorarán las condiciones de trabajo, el control y el análisis de las empresas industriales:

  • Base de datos con toda la información referente a la producción para realizar una mejor organización. 
  • Planificación de la fabricación. Datos en tiempo real del stock, de los pedidos, las entregas etc., además de la automatización de las órdenes de compra.
  • Automatización de procesos con el fin de agilizar y reducir los tiempos de trabajo.
  • Gestión y cálculo de las necesidades vinculadas a la fabricación.
  • Coordinación entre de todas las áreas de la empresa. Todos los departamentos trabajarán con una misma herramienta, lo que aumentará la productividad y evitará posibles duplicidades.

Ahora que ya sabes qué es un ERP industrial y cuales son los beneficios de su implantación. No solo se mejorará y se estandarizará el proceso de producción, sino que también es posible incorporar una serie de aplicaciones que harán que el programa sea más completo. La industria 4.0 ha llegado para quedarse y un ERP industrial es lo que necesitas para adaptarte a las nuevas tecnologías.


 

Contacta con nosotros

Te haremos un estudio sobre qué software se adapta mejor a tu empresa.

Llámenos al 946 545 746 o contacta a través del formulario

Llamar a Ceesa